domingo, 12 de abril de 2015

je suis Kenia


Yo soy Kenia
Las imágenes por muy duras que sean se repiten casi diariamente y en su incesante volumen nos impiden reflexionar, las tragamos sin masticar, alimentando algún lugar de nuestro inconsciente que unas veces son capaces de activar resortes de indignación y otras no. La imagen de la matanza de Kenia, ha sido censurada en algunos medios, es demasiado sanguinaria.  Quizás sea el motivo de que el “Je Suis Kenia” no haya tenido movimientos de indignación acorde con su brutalidad. En el fondo sabemos que no, África esta aun demasiado lejos, la falta de empatía nos viene de la desinformación crónica de los cambios de este continente. (http://www.bbc.co.uk/programmes/p003zt2v/episodes/guide)

La escritora Ayaan Hirsi Ali, llamo al Islam religión retrograda y totalitaria incapaz de adaptarse,  antagónica con los valores de tolerancia que le permiten existir en nuestras sociedades sin embargo como ella misma ha reconocido posteriormente existe una corriente reformista dentro del islam. Yo también lo creo, proviene de las universidades de las nuevas generaciones  que cuestionan el libro sagrado como única forma de conocimiento que no acatan la dictadura guerrera e intransigente.

La violencia jihadista es el recurso de los que saben que han perdido ideológicamente,  es su repuesta a la destrucción de su ideología medieval, no lo aceptan, por eso atacan a estudiantes o a periodistas  que simbolizan el avance en sus sociedades,  es su ridículo último recurso ante  la destrucción de su absolutismo. El islam no es una verdad  suprema es una verdad mas como todas las demás religiones y le está costando aceptarlo.

Dibujar esta matanza para mi supone tomar conciencia de ello y por supuesto tomar partido. Occidente debe dejar de ser estúpida y benevolente.  Tenemos que poner muy claro a estos trasnochados que su libro sagrado tiene un solo camino, adaptarse o la ley de los hombres y mujeres libres.
Que la digestión de este dibujo no os deje indiferentes. 

viernes, 16 de abril de 2010

sábado, 10 de abril de 2010

Los Toros



Soy carnívoro, me gusta mucho comer un buen chuleton, una hamburguesa o un simple filete. Para comer carne hay que matar a un animal. Hace 2 millones de años lo hacíamos igual que los leones y los lobos, los cazábamos.

Por lo tanto matar un animal con nuestras propias manos forma parte, al menos, de mi memoria genética. Hacerlo en una plaza y convertirlo en lucha, es adentrarse en los mas profundo de nuestra naturaleza. Por mucho que avancemos tecnológicamente no hemos dejado de ser una especia depredadora. En la fiesta nos vemos a nosotros mismos.

Que un talibán del nacionalismo utilice en su ridículo beneficio político cualquier artimaña para radicalizar su integrismo a costa de años de cultura es verdaderamente patético.